Entradas recientes

La Competitividad de Colombia, entre Leones y Gacelas

Como país, no importa si somos la gacela más rápida o el león más hambriento, al fin y al cabo mañana tenemos que levantarnos con la mira puesta en la competitividad. 

Cada mañana, en África se levanta un león sabiendo que tiene que correr más rápido que las gacelas para no morir de hambre ese día y una gacela se levanta sabiendo que tiene que correr más rápido que los leones para no morir cazada ese día. Cada mañana, leones y gacelas se enfrentan, y gracias a la competitividad no morirán ese día.

Al preguntar a los empresarios sobre su definición de competitividad, siempre encontramos múltiples respuestas. Se encuentran cientos de elementos como la infraestructura, tasa de cambio, tasa de interés, impuestos, fortaleza de las instituciones, innovación, capital humano, regulación, etc.

En términos del Foro Económico Mundial (FEM, WEF por sus siglas en inglés), la competitividad es “La capacidad que tiene un país para lograr altas tasas de crecimiento” y según Michael Porter de la Escuela de Negocios de Harvard, es la “Capacidad de conseguir el bienestar”. Para mí, es “La capacidad de un territorio para atraer empresas y talento que generen bienestar económico y social”.

La competitividad ha sido definida en múltiples espacios sin llegar a común acuerdo. En general quienes hablan de ella coinciden en que implica la medición de múltiples variables, factores y hechos. Se establece de acuerdo al ambiente en el que las empresas compiten y crecen, tanto en su interior, como la relación entre ellas y con el entorno.

Comprender su significado, sin importar exactamente cuál es, para cada gacela y cada león, es el inicio de un largo camino hacia la construcción de un país mejor, en el que se da la creación de bienestar económico y social, gracias al fortalecimiento del sector privado y al acompañamiento de los gobiernos. Más competitividad se refleja en más bienestar, por lo que la relevancia del concepto se fundamenta en su alcance. Si trabajamos por la competitividad, lo haremos por tener MÁS PAÍS, como decimos en la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

Hace dos años, en la ANDI reformulamos nuestra estrategia, cuya meta nos invita a hacer de Colombia la economía más competitiva de América Latina para 2020 gracias al trabajo decidido entre el sector privado, los gobiernos, nacional y territoriales, y los ciudadanos.

Si bien admito que es una meta bastante ambiciosa y difícil, no es imposible. Aunque en ocasiones parece que nadáramos contra la corriente, en otras vemos avances que nos animan a seguir trabajando sin tregua. Al revisar los índices de competitividad que miden a Colombia en relación con otros países, pareciera que como gacelas corremos en una banda caminadora.

A pesar de los importantes esfuerzos de las empresas, las entidades públicas y los gobiernos, la posición de Colombia en los últimos años no ha variado significativamente. En el Reporte de Competitividad Global del FEM nos mantenemos en el rango de 60 – 70 entre 138 economías; en el Anuario Global de Competitividad del IMD seguimos en la posición 51 entre 61 países, y en el Doing Business del Banco Mundial nos ubicamos en el rango 50 – 60 entre 190 geografías.

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-10-53-06-a-m

Estar prácticamente congelados en la misma posición debe ser motivo de reflexión y de acción profunda. Es importante que hagamos un análisis más completo para entender los desafíos y los avances que hemos tenido. Por esto, quise tomar como referencia el Reporte de Competitividad Global del FEM y revisar tanto mejorías como retrocesos.

Es necesario recordar que, para establecer la posición del Índice Global de Competitividad, el FEM evalúa tres subíndices (requerimientos básicos, factores que mejoran la eficiencia y factores de innovación y sofisticación), en los que se encuentran 12 pilares (instituciones, infraestructura, entorno macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica, tamaño del mercado, sofisticación de los negocios, e innovación), los que se dividen a su vez en 114 variables.

Según el último reporte del FEM (2016 – 2017), Colombia obtuvo 4,30 puntos (siendo 1 el menor y 7 el mayor posible). Nos ubicamos en el puesto 61 entre 138 economías y en el 5 en América Latina y el Caribe, después de Chile (4,64 puntos), Panamá (4,51), México (4,41) y Costa Rica (4,41). Hoy Chile, en la posición 33 a nivel global, es el primero en América Latina y el Caribe. Es decir, en nuestro vecindario hay gacelas que están corriendo más rápido.

De las 114 variables, al comparar las 10 economías más competitivas de América Latina y el Caribe, tenemos en 6 el mejor puntaje y en 24 de ellas, el peor. A nivel global, conseguimos posicionar 6 de las variables entre las mejores 30 economías del mundo; a pesar de ello, 18 de las variables, se establecieron dentro de las últimas 30.  Esto demuestra que en algunos temas somos león, en otros la gacela más lenta.

También es clave analizar los cambios de nuestras variables. Respecto a rangos, al revisar el último año, encontramos que en 66 variables mejoramos, en 37 empeoramos y en 11 permanecimos sin cambios. Por ejemplo, en “internet banda ancha kb/s/usuario” del pilar “Preparación tecnológica” pasamos de la posición 67 a la posición 33, aumentando 34 posiciones en solo un año; por otro lado, en “Inflación, cambio anual %” del pilar “entorno macroeconómico”, pasamos de la posición 1 a la posición 103, cayendo 102 puestos.

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-10-53-43-a-m

Estas alteraciones evidencian que sí es posible cambiar en el corto plazo la posición relativa del país. Inclusive hay naciones que adelantaron un gran número de posiciones, como India, economía que mejoró 16 casillas en un año, pasando de estar en la posición 55 en el reporte 2015 – 2016, a la 39 en el 2016 – 2017, una gacela que se va a convertir en león.

Algún lector puede estar pensando que en Colombia es imposible tener avances, sin embargo, al simular hipotéticamente qué pasaría si hubiéramos mantenido la mejor calificación en cada una de las variables que hemos presenciado en los últimos 5 reportes, es decir, sin siquiera lograr más de lo que hasta el momento hemos hecho, tendríamos 4,4 puntos (0,24 menos que Chile), lo que nos llevaría a ser la posición 55 en el mundo.

No es imposible ser las mejores gacelas del mundo en algunas variables. En tan solo los últimos dos reportes entregados, podemos apreciar que en el 2015 – 2016 fuimos la gacela más competitiva en “Inflación, cambio anual %” y en el 2016 – 2017, lo somos en “Índice de derechos legales”, en el pilar “desarrollo del mercado financiero”.

¿Qué pasaría entonces si concretáramos pronto algunos de los anhelos en competitividad? La combinación de tener una tasa efectiva de tributación en el promedio de América Latina, contar con la infraestructura física que hemos proyectado, fortalecer nuestro sistema de justicia, contar con un marco jurídico más predecible o aumentar la inversión en innovación nos llevará a dar un salto cuántico en la competitividad de Colombia y ocupar la posición 30 en el mundo y la primera en América Latina. Podemos pasar de gacela a león.

En pocos días, estaremos comenzando un año nuevo que llega lleno de desafíos y grandes oportunidades. Estoy convencido que 2017 será formidable para consolidar las diversas estrategias que nos hemos propuesto para hacer de Colombia el país más competitivo de América Latina en los próximos años. 2017 será el año para avanzar en la estrategia para una nueva industrialización de Colombia, aprovechando el nuevo marco tributario y el despliegue de la política de desarrollo productivo.

Como país, no importa entonces si somos la gacela más rápida o el león más hambriento, al fin y al cabo mañana tenemos que levantarnos temprano a ser mejores para competir y crecer.

Artículo Publicado en la Revista A de la ANDI. Edición 258 
https://issuu.com/revista_a/docs/revista_258/60

  1. Colombia en las Comunidades globales de emprendimiento 2 Respuestas
  2. Con nuevas herramientas para luchar contra el Contrabando 2 Respuestas
  3. Arquitectura Social como prioridad para formar una Región Productiva Deja un comentario
  4. Reconociendo el compromiso con la sostenibilidad Deja un comentario