Acerca de Camilo Montes

Apasionado por el Emprendimiento Innovador, la Transformación de la Educación y el Uso de la tecnología en la sociedad.

Oportunidades y Retos en la AP

Destacado

La Alianza del Pacífico – AP es una integración regional de cuatro países con costas en el el Océano Pacífico (Colombia, Chile, México y Perú) establecido en abril de 2011 y constituido formal y jurídicamente el 6 de junio de 2012, con la suscripción del Acuerdo Marco. La AP busca convertir al bloque en una potencia de negocios y oportunidades a través del crecimiento y mayor competitividad de las economías de los países que la integran. La Alianza del Pacífico cuenta con cerca de 52 países observadores del proceso de los cuales Australia, Canadá Nueva Zelanda y Singapur han solicitado ser admitidos en la Alianza Pacífico en calidad de Estados Asociados.

Desde la Cámara de Alimentos se llevan a cabo dos importantes tareas: la primera es la Armonización del Sector de Alimentos Procesados y Bebidas No Alcohólicas, este trabajo se adelanta únicamente entre los sectores privados y busca identificar las barreras técnicas al comercio entre los países miembro con el fin de hacer propuestas que conlleven a una mejora de las condiciones comerciales. Una vez se llegue a los acuerdos finales los mismos serán presentados ante el CEAP (Consejo Empresarial de Alianza Pacífico) para que a su vez este haga la presentación formal ante los gobiernos.

Frente a la solicitud de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur te integrarse a la alianza, y aceptada por los gobiernos en la XII Cumbre de la Alianza llevada a cabo en Cali Colombia en junio de 2017, la segunda tarea de la cámara de alimentos ha consistido en llevar la vocería de nuestros afiliados durante negociación del nuevo acuerdo comercial entre estos cuatro países y AP, negociaciones que ya iniciaron y para las cuales la Cámara de Alimentos ha enviado propuestas en origen y acceso al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para que sean analizadas y posteriormente presentadas ante los otros miembros, quienes en conjunto decidirán las condiciones que se presentaran a los candidatos a Estados Asociados, mientras que las propuestas de acceso se negociarán bilateralmente. La próxima ronda de negociación será la semana del 5 de marzo de 2018 en Chile.

Vemos en la Alianza Pacifico (y ante la eventualidad del ingreso de los estados asociados), importantes oportunidades en ampliar nuestro mercado, accediendo por un lado a un mayor número de consumidores y por otro a materias primas a precios competitivos. Es por esto que los invitamos a estar atentos a la negociación y a las consultas que desde la Cámara de la Industria de Alimentos les estaremos enviando.

Si le interesa el tema, me gustaría conocer sus aportes para aprovechar las oportunidades de Colombia con México, Perú y Chile y las que pueda identificar con Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Singapur. Bienvenidos los comentarios

Anuncios

Los programas de posconsumo en envases y empaques

La Responsabilidad Extendida al Productor (REP) es un principio de política ambiental en el cual se confiere al productor la responsabilidad sobre los impactos ambientales de los productos hasta el final de su vida útil. Por ejemplo, en la industria de alimentos, la REP incluye el aprovechamiento y la disposición final de envases y empaques, alimentos no comercializados, aceites usados, entre otros.

Desde los años 90, en materia de envases y empaques, los Gobiernos del mundo han profundizado la regulación de toda la cadena, esto incluye a los fabricantes e importadores de los alimentos, los que usan las marcas o nombres en el envase con fines de comercialización, quien comercializa los alimentos envasadas, los productores de los empaques e inclusive a los usuarios. Por ejemplo la Union Europea ha expedido en enero de este año la “estrategia para los plásticos en una economía circular“.

En Colombia, desde 2007, se han implementado programas REP para productos como pesticidas agro químicos, medicamentos vencidos, pilas, llantas, bombillas, entre otros.

Conscientes de la relevancia del tema y el gran impacto que una regulación en la materia significa para las empresas, la ANDI conformó el Comité de Envases y Empaques, liderado por la Cámara de Alimentos, la Cámara de Bebidas y la Cámara de Cosméticos, acompañados por la Vicepresidencia de Desarrollo Sostenible. Este comité viene trabajando desde 2015 en la construcción del modelo de gestión integral de envases a y empaques a partir de revisar mas de 10 experiencias internacionales y ha participado en la construcción del marco regulatorio REP de envases y empaques.

Dentro de los pasos a seguir, se espera que en los próximos meses se realice: i) Consulta pública el proyecto de regulación por parte del Gobierno, ii) Formulación del modelo teórico operativo, iii) Revisión de los protocolos para cadenas de materiales priorizados y iv) implementación de un proyecto piloto en alguna ciudad de Colombia.

Me gustaría conocer sus sugerencias y propuestas para atender este formidable desafío que tiene la industria de alimentos. Debemos todos (industria, comercio, gobierno, academia, consumidores, alcaldías) encontrar respuestas contundentes a esta responsabilidad que tenemos con la sociedad. Bienvenidos comentarios

Panorama de la gestión social de 500 empresas en Colombia

Destacado

La Gerencia de Arquitectura Social de la ANDI con el objetivo de entender qué están haciendo las empresas en temas sociales y cómo lo están haciendo, llevó a cabo la segunda Encuesta de Arquitectura Social Estratégica. En la encuesta del 2017 participaron 500 empresas de todos los sectores económicos y los encargados de dar respuesta fueron los directivos de los temas sociales.

Del sector Alimentos participaron 15 empresas representativas, de las cuales se obtuvieron los siguientes resultados:

  • Colombia sigue la tendencia mundial e integra los temas sociales al saber hacer de la organización (73% de los encuestados),
  • La estrategia social se desarrolla en su zona de influencia,
  • El 53% de las empresas afirman tener acciones para vincular población vulnerable en la operación de su negocio.
  • El 73% de las empresas planifican sus acciones sociales anualmente
  • La mayoría utiliza información propia, diálogo con la comunidad, e indicadores sociales

La industria de alimentos ha participado activamente en el desarrollo social del país, creando bienestar no sólo económico, sino también social. Algunas de las principales áreas sociales en las cuales se invierte para lograr estos objetivos son: Seguridad alimentaria, Generación de ingresos y capacidades en comunidades; Infraestructura y hábitat; Agua potable y Saneamiento básico; Salud, Arte, deporte y cultura; Ayuda humanitaria; y Educación (Apoyo a infraestructura, calidad en las instituciones y acceso).

Específicamente para el año 2018, en la industria de Alimentos queremos profundizar el trabajo en: i) Fomento de estilos de vida saludable, ii) Revisión de Nutrientes de Interés en Salud Pública, iii) Encadenamiento Productivo con Agro, entre otros.

Si quieren conocer mayores detalles de la encuesta o del trabajo de la Cámara de Alimentos en el desarrollo social, no dude en contactarme.

Infraestructura para la competitividad de Bogotá Región

Proyectos que ascienden a los US$5.000 millones de dólares permitirán mejorar la logística y movilidad de Sabana Región

La competitividad se explica por la capacidad que tiene un territorio para atraer empresas y talento que generen bienestar económico y social. En este sentido, Bogotá – Cundinamarca – Boyacá tienen grandes fortalezas como el capital humano, el tamaño del mercado y la sofisticación del tejido empresarial. Pero también se enfrentan a grandes desafíos como el nivel de productividad y la infraestructura regional.

Para superar estos desafíos, hemos trabajado desde la ANDI, con nuestros afiliados y aliados en procura de superar los cuellos de botella. En Infraestructura y Logística -donde participan cerca de 150 empresas afiliadas a la seccional-, hemos insistido al Gobierno Nacional, a la Agencia Nacional de Infraestructura, a la Alcaldía de Bogotá, a las Gobernaciones de Cundinamarca y Boyacá y a las demás autoridades locales, sobre la necesidad de avanzar en proyectos de gran envergadura para la Región Central. En estos proyectos se han dado importantes avances en pro de mejorar el desempeño logístico y la movilidad de la región.

Estos proyectos de infraestructura regional cobran importante interés para las empresas ubicadas en la Región Central -o aquellas cuyo mercado sea Bogotá Región- y representan una formidable oportunidad para impulsar la atracción de inversión extranjera directa hacia este territorio. Es importante hacer referencia a algunos de los proyectos que avanzan y se convertirán en realidades durante los próximos meses.

El primer proyecto planteado es el Aeropuerto el Dorado II, el cual estará ubicado entre los municipios de Facatativá y Madrid. Este proyecto -que viene definido desde el Plan Maestro de Logística y abarcará inicialmente 3,8 kilómetros cuadrados- permitirá ampliar la capacidad de 331 mil operaciones al año (2016) a 597 mil operaciones anuales en 2035, en el sistema aeroportuario del Dorado. Lo anterior es posible gracias a una inversión cercana a los US$1.200 millones. Así mismo, contará con una oferta de servicios y operación que permitirán el desarrollo de diversas iniciativas, las cuales venimos impulsando desde la ANDI, convencidos de las oportunidades de la región y de las necesidades puntuales de demanda que generará el nuevo aeropuerto.

Basándonos en la visión de la “Especialización Inteligente”, hemos planteado (con varios afiliados de la región) la necesidad de aprovechar este nuevo aeropuerto El Dorado II para consolidar 4 polos industriales: i) un clúster aeroespacial donde se puedan ofrecer servicios de alto valor agregado como mantenimiento aeronáutico y entrenamiento de tripulaciones y se puedan instalar nuevas empresas de aeropartes y ensamble; ii) una plataforma logística para comercio electrónico -aprovechando el importante crecimiento de esta modalidad de comercio, que generalmente viaja en pequeñas cajas de alto valor- iii) hub para Biopolo, donde la producción y distribución de medicamentos, nutraceúticos, alimentos funcionales, frutas frescas y cosméticos encuentren la logística aeroportuaria requerida para volar y iv) servicios complementarios de hospedaje, capacitación y salud.

Le hemos planteado a los Gobiernos (Nacional, Departamental y Distrital) la necesidad de construir un plan de negocio, al mejor estilo del PTP, un plan que permita detallar una hoja de ruta y, así, aprovechar las oportunidades identificadas para los próximos 30 años.

Captura de pantalla 2017-10-26 a la(s) 3.11.23 p.m..png

Localización del Aeropuerto El Dorado II

Otro de los proyectos planteados es el denominado REGIOTRAM, Implantación de un TREN-TRAM Bogotá-Occidente. Este será un sistema de vehículos articulados ligeros que funcionará como tren de cercanías en el ámbito suburbano, y como tranvía en el ámbito urbano. Conectará, entre sí, diferentes municipios de Cundinamarca con el Centro de Bogotá. Por supuesto, asegurará la conexión del Aeropuerto El Dorado II y posibilitará a los habitantes de los municipios cercanos reducir sus tiempos de desplazamiento hacia Bogotá.

Este proyecto conectará en 17 estaciones (15 kilómetros urbanos y 26 kilómetros suburbanos) los municipios de Facatativá, Madrid, Mosquera, Funza y Bogotá -realizando este recorrido en, aproximadamente 48 minutos-. Espera movilizar 210.000 personas al día, gracias a una inversión cercana a los US$540 millones.

Este proyecto es clave, no solo para la movilidad de los habitantes de la denominada Sabana Centro, sino porque garantiza la conectividad entre El Dorado I y El Dorado II. En la actualidad se están surtiendo los trámites requeridos para la apertura de las licitaciones. Es fundamental el convenio entre Distrito, ANI y Gobernación.

Captura de pantalla 2017-10-26 a la(s) 3.09.48 p.m..png

Sumado a lo anterior, se han planteado diferentes proyectos de Accesos Viales para Bogotá, destacándose los siguientes tramos y vías:

  1. Accesos Norte de Bogotá Fase I y II.
  2. Avenida Longitudinal de Occidente – Tramo Sur.
  3. Ampliación Tres Carriles Bogotá – Girardot.
  4. ALO Sur
  5. Corredor Perimetral de Oriente
  6. Bogotá – Villavicencio
  7. Fontibón – Facatativá – Los Alpes
  8. Bogotá – Siberia – La Punta – El Vino – Villeta

Captura de pantalla 2017-10-26 a la(s) 3.14.52 p.m..png

Proyectos como la ampliación del tercer carril en la vía Bogotá – Girardot y la primera fase de los accesos al norte de Bogotá ya están en adjudicados. Otros están en proceso de factibilidad y de pre-factibilidad. Se espera llegar a una inversión total de US$1.000 millones. Dentro de los proyectos en análisis para viabilidad, vale la pena resaltar la Conexión Avenida Las Américas – Mosquera como un corredor paralelo a la Calle 13, que pretende aliviar la congestión actual del principal corredor de carga que tiene la ciudad e impactar de manera positiva la logística de las empresas.

Mejorar los accesos viales a la ciudad permitirá un avance significativo en la movilidad y en la eficiencia logística de la región, disminuirá el costo logístico de operar en la ciudad. Un adecuado abastecimiento de hogares y empresas es lo que determina una mejor calidad de vida para los habitantes y una mejor respuesta de las empresas en cuanto a capacidades de crecimiento.

En infraestructura, nuestro rezago como región es inmenso. En el Ranking de Competitividad que publica el Foro Económico Mundial, Colombia ocupa el puesto 13 de 18 en América Latina, en Infraestructura General, y 9 de 10 en Infraestructura Aérea, por lo tanto, desde la ANDI vemos con gran interés el desarrollo de este tipo de proyectos de infraestructura, creemos que permitirá ganar posiciones en este tipo de rankings internacionales.

El desarrollo de estas obras -sumado al desarrollo de los proyectos planteados por el Alcalde Peñalosa para la ciudad y los Gobernadores Rey y Amaña- nos hacen pensar que podemos avanzar en esta materia. Los pasos siguientes deben ser: asegurar, mantener y ejecutar los recursos para la consolidación de estos proyectos. No se debe olvidar la necesidad de complementarlos con medidas que conviertan los costos de logística y transporte en costos competitivos.

Desde la ANDI Bogotá-Cundinamarca-Boyacá -con el apoyo de las cámaras de Productores de Acero, Fedemetal, Transporte de Pasajeros, Grandes Usuarios de Servicios Logísticos y empresas proveedoras de materiales de construcción- estaremos acompañando y apoyando estos desarrollos, convencidos de que serán un gran aporte para el crecimiento empresarial de la región.

Por la importancia de estos proyectos en la competitividad de la Región, es determinante que permitan mejorar los niveles de servicios y conectividad de la infraestructura, como de servicios del transporte de carga eficientes. Siguiendo un sendero ambicioso y visionarios, conseguiremos un sistema logístico nacional competitivo que soporte y facilite el comercio nacional e internacional, desde y hacia nuestro territorio.

Camilo Montes
Gerente
Seccional Bogotá – Cundinamarca – Boyacá 
Asociación Nacional de Empresarios de Colombia

Artículo Publicado en la Revista A de la ANDI. Edición 263

Oportunidad, Flexibilidad y Anticipación, prioridades para el talento humano

Es necesario que avancemos de forma más contundente en la formación del Talento Humano especializado de acuerdo a los requerimientos de las empresas.

Aunque son prometedores los recientes resultados de Colombia en la prueba PISA (Program for International Student Assessment, por sus siglas en inglés), donde el informe 2016 indica que el país mejoró considerablemente su desempeño en lectura, matemáticas y ciencia, aún seguimos lejos de las posiciones de liderazgo, es por esto que toma relevancia la propuesta que desde la ANDI presentamos al país “Estrategia para una nueva industrialización” donde hicimos 13 recomendaciones para avanzar en ésta materia:

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 7.32.39 p.m.

Para el año 2017 proponemos, desde el sector productivo, que el sistema educativo colombiano, y esto incluye a estudiantes, educadores, empresarios, familias y Gobiernos, persigamos con sincera obsesión la pertinencia educativa, entendida esta como aprender en el momento adecuado para las exigencias que corresponden a nuestra sociedad.

Es necesario que avancemos en este 2017 de forma más contundente en la recomendación que hacemos de formar el Capital Humano Especializado de acuerdo a los requerimientos de las empresas. Esto se traduce en formar con mayor pertinencia, una ecuación con tres variables igualmente importantes: i) anticipación, ii) flexibilidad y iii) oportunidad.

Pertinencia es anticipación porque hoy debemos formar a los trabajadores para las tecnologías del mañana. El proceso educativo toma su tiempo, desde los diseños curriculares, la formación docente y la preparación de ambientes educativos hasta la ejecución de la formación, todo ello requiere una programación que se ejecuta en el mediano plazo. Nos quedamos entonces cortos si, por ejemplo, formamos nuestra gente como hoy la requiere el mercado laboral actual y no con las competencias que les exigirá el mañana. Su conocimiento ingresará muy rápido en la obsolescencia. Toma entonces relevancia para el 2017 fortalecer las mesas sectoriales y avanzar en los marcos de cualificación propuestos por MinEducación.

Pertinencia es también flexibilidad en tanto que aprender es más divertido cuando se brinda al ritmo de cada estudiante, donde partimos del supuesto de que la educación es a lo largo de la vida. Debemos reconocer lo que el estudiante ya sabe antes de comenzar un nuevo ciclo y motivar el aprendizaje en todo momento. Qué bueno, entonces, la llegada de las tecnologías de información y las comunicaciones, las cuales repotencian los ambientes de aprendizaje gracias a la internet, las apps, los negocios a partir de las TIC, las tabletas, el software de simulación, entre otros. Para garantizar la flexibilidad con calidad es necesario que trabajemos este año en un sistema de calidad para la educación terciaria que reconozca las diferencias en desarrollar aprendizaje en ambos componentes (superior y formación profesional), adicionalmente es necesario crear la capacidad de redirigir las estrategias de educación a medida que van cambiando las condiciones de mercado, se crean nuevas tecnologías, se desarrollan nuevas necesidades de competencias, para asegurar la pertinencia.

Y pertinencia es también oportunidad. Debemos, como sociedad, entregar los cupos que tanto los estudiantes como la sociedad requieren. Hoy, como pocas veces en nuestra historia, tenemos más oportunidades de empleo especializado que gente formada y es por esto que requerimos personas talentosas que, con su conocimiento, jalonen la competitividad de las empresas para que compitan y crezcan. De ahí la importancia de avanzar en cobertura, llevar nuevos cupos a la ruralidad

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 7.32.16 p.m.

Es importante reconocer que solo uno de cada dos jóvenes latinoamericanos culmina su educación secundaria antes de los 19 años de edad, mientras que únicamente dos de cada cinco terminan su secundaria antes de los 24 años de edad, según el Banco Mundial. Esto quiere decir que tan solo 50 millones de jóvenes culminan su educación secundaria en América Latina. Muchos de ellos deben optar por su ingreso al mundo del trabajo en condiciones poco competitivas, la mayoría ingresa a la informalidad laboral o enriquece las estadísticas de desempleados.

Ya no son solo los recursos naturales la clave de la riqueza. Ahora la mayor riqueza de un país es su conocimiento, es decir, su talento humano. La educación enfrenta, entonces, grandes desafíos: debe preparar a sus estudiantes a aprender a lo largo de toda la vida, aprender a convivir, a innovar, a emprender, a pertenecer; debe también incentivar la apropiación de los parámetros y los valores para asumir su responsabilidad social con sus comunidades, regiones y grandes propósitos nacionales.

El reto es inmenso y la educación superior no solo debe satisfacer contenidos, competencias y capacidades, también debe formar, pero a la vez, exigir a los estudiantes que se planteen las grandes reflexiones que nos conduzcan hacia el desarrollo productivo, a luz de la innovación, la investigación y la ciencia. De ahí la importancia de construir un sistema integral de educación terciaria, que haga coherente la educación académica con la formación profesional.

Estoy convencido de que una mayor pertinencia educativa permitirá que nuestra gente proponga respuestas creativas a los retos y las oportunidades que la sociedad le impone. En últimas, la educación pertinente debe hacernos seres más felices, con la capacidad de aprovechar las oportunidades de un mundo cambiante y capaces de enfrentar las situaciones de la vida real. Menos recitar la teoría y más aprendizaje.

Camilo Montes
Gerente
Seccional Bogotá – Cundinamarca – Boyacá 
Asociación Nacional de Empresarios de Colombia

Artículo Publicado en la Revista A de la ANDI. Edición 259

 

 

La Competitividad de Colombia, entre Leones y Gacelas

Como país, no importa si somos la gacela más rápida o el león más hambriento, al fin y al cabo mañana tenemos que levantarnos con la mira puesta en la competitividad. 

Cada mañana, en África se levanta un león sabiendo que tiene que correr más rápido que las gacelas para no morir de hambre ese día y una gacela se levanta sabiendo que tiene que correr más rápido que los leones para no morir cazada ese día. Cada mañana, leones y gacelas se enfrentan, y gracias a la competitividad no morirán ese día.

Al preguntar a los empresarios sobre su definición de competitividad, siempre encontramos múltiples respuestas. Se encuentran cientos de elementos como la infraestructura, tasa de cambio, tasa de interés, impuestos, fortaleza de las instituciones, innovación, capital humano, regulación, etc.

En términos del Foro Económico Mundial (FEM, WEF por sus siglas en inglés), la competitividad es “La capacidad que tiene un país para lograr altas tasas de crecimiento” y según Michael Porter de la Escuela de Negocios de Harvard, es la “Capacidad de conseguir el bienestar”. Para mí, es “La capacidad de un territorio para atraer empresas y talento que generen bienestar económico y social”.

La competitividad ha sido definida en múltiples espacios sin llegar a común acuerdo. En general quienes hablan de ella coinciden en que implica la medición de múltiples variables, factores y hechos. Se establece de acuerdo al ambiente en el que las empresas compiten y crecen, tanto en su interior, como la relación entre ellas y con el entorno.

Comprender su significado, sin importar exactamente cuál es, para cada gacela y cada león, es el inicio de un largo camino hacia la construcción de un país mejor, en el que se da la creación de bienestar económico y social, gracias al fortalecimiento del sector privado y al acompañamiento de los gobiernos. Más competitividad se refleja en más bienestar, por lo que la relevancia del concepto se fundamenta en su alcance. Si trabajamos por la competitividad, lo haremos por tener MÁS PAÍS, como decimos en la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

Hace dos años, en la ANDI reformulamos nuestra estrategia, cuya meta nos invita a hacer de Colombia la economía más competitiva de América Latina para 2020 gracias al trabajo decidido entre el sector privado, los gobiernos, nacional y territoriales, y los ciudadanos.

Si bien admito que es una meta bastante ambiciosa y difícil, no es imposible. Aunque en ocasiones parece que nadáramos contra la corriente, en otras vemos avances que nos animan a seguir trabajando sin tregua. Al revisar los índices de competitividad que miden a Colombia en relación con otros países, pareciera que como gacelas corremos en una banda caminadora.

A pesar de los importantes esfuerzos de las empresas, las entidades públicas y los gobiernos, la posición de Colombia en los últimos años no ha variado significativamente. En el Reporte de Competitividad Global del FEM nos mantenemos en el rango de 60 – 70 entre 138 economías; en el Anuario Global de Competitividad del IMD seguimos en la posición 51 entre 61 países, y en el Doing Business del Banco Mundial nos ubicamos en el rango 50 – 60 entre 190 geografías.

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-10-53-06-a-m

Estar prácticamente congelados en la misma posición debe ser motivo de reflexión y de acción profunda. Es importante que hagamos un análisis más completo para entender los desafíos y los avances que hemos tenido. Por esto, quise tomar como referencia el Reporte de Competitividad Global del FEM y revisar tanto mejorías como retrocesos.

Es necesario recordar que, para establecer la posición del Índice Global de Competitividad, el FEM evalúa tres subíndices (requerimientos básicos, factores que mejoran la eficiencia y factores de innovación y sofisticación), en los que se encuentran 12 pilares (instituciones, infraestructura, entorno macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica, tamaño del mercado, sofisticación de los negocios, e innovación), los que se dividen a su vez en 114 variables.

Según el último reporte del FEM (2016 – 2017), Colombia obtuvo 4,30 puntos (siendo 1 el menor y 7 el mayor posible). Nos ubicamos en el puesto 61 entre 138 economías y en el 5 en América Latina y el Caribe, después de Chile (4,64 puntos), Panamá (4,51), México (4,41) y Costa Rica (4,41). Hoy Chile, en la posición 33 a nivel global, es el primero en América Latina y el Caribe. Es decir, en nuestro vecindario hay gacelas que están corriendo más rápido.

De las 114 variables, al comparar las 10 economías más competitivas de América Latina y el Caribe, tenemos en 6 el mejor puntaje y en 24 de ellas, el peor. A nivel global, conseguimos posicionar 6 de las variables entre las mejores 30 economías del mundo; a pesar de ello, 18 de las variables, se establecieron dentro de las últimas 30.  Esto demuestra que en algunos temas somos león, en otros la gacela más lenta.

También es clave analizar los cambios de nuestras variables. Respecto a rangos, al revisar el último año, encontramos que en 66 variables mejoramos, en 37 empeoramos y en 11 permanecimos sin cambios. Por ejemplo, en “internet banda ancha kb/s/usuario” del pilar “Preparación tecnológica” pasamos de la posición 67 a la posición 33, aumentando 34 posiciones en solo un año; por otro lado, en “Inflación, cambio anual %” del pilar “entorno macroeconómico”, pasamos de la posición 1 a la posición 103, cayendo 102 puestos.

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-10-53-43-a-m

Estas alteraciones evidencian que sí es posible cambiar en el corto plazo la posición relativa del país. Inclusive hay naciones que adelantaron un gran número de posiciones, como India, economía que mejoró 16 casillas en un año, pasando de estar en la posición 55 en el reporte 2015 – 2016, a la 39 en el 2016 – 2017, una gacela que se va a convertir en león.

Algún lector puede estar pensando que en Colombia es imposible tener avances, sin embargo, al simular hipotéticamente qué pasaría si hubiéramos mantenido la mejor calificación en cada una de las variables que hemos presenciado en los últimos 5 reportes, es decir, sin siquiera lograr más de lo que hasta el momento hemos hecho, tendríamos 4,4 puntos (0,24 menos que Chile), lo que nos llevaría a ser la posición 55 en el mundo.

No es imposible ser las mejores gacelas del mundo en algunas variables. En tan solo los últimos dos reportes entregados, podemos apreciar que en el 2015 – 2016 fuimos la gacela más competitiva en “Inflación, cambio anual %” y en el 2016 – 2017, lo somos en “Índice de derechos legales”, en el pilar “desarrollo del mercado financiero”.

¿Qué pasaría entonces si concretáramos pronto algunos de los anhelos en competitividad? La combinación de tener una tasa efectiva de tributación en el promedio de América Latina, contar con la infraestructura física que hemos proyectado, fortalecer nuestro sistema de justicia, contar con un marco jurídico más predecible o aumentar la inversión en innovación nos llevará a dar un salto cuántico en la competitividad de Colombia y ocupar la posición 30 en el mundo y la primera en América Latina. Podemos pasar de gacela a león.

En pocos días, estaremos comenzando un año nuevo que llega lleno de desafíos y grandes oportunidades. Estoy convencido que 2017 será formidable para consolidar las diversas estrategias que nos hemos propuesto para hacer de Colombia el país más competitivo de América Latina en los próximos años. 2017 será el año para avanzar en la estrategia para una nueva industrialización de Colombia, aprovechando el nuevo marco tributario y el despliegue de la política de desarrollo productivo.

Como país, no importa entonces si somos la gacela más rápida o el león más hambriento, al fin y al cabo mañana tenemos que levantarnos temprano a ser mejores para competir y crecer.

Artículo Publicado en la Revista A de la ANDI. Edición 258 
https://issuu.com/revista_a/docs/revista_258/60

Colombia en las Comunidades globales de emprendimiento

Artículo publicado en la Revista A de la ANDI:  https://issuu.com/revista_a/docs/innovacion_gen/1

A través de la alianza que estableció la ANDI con la Red Global de Emprendimiento (GEN) en el marco del congreso global que realizamos en marzo, se abre para Colombia el acceso a la red de conocimiento mas dinámica en el mundo del emprendimiento.

Pertenecer a esta Red, con el respectivo capitulo en Colombia gestionado por la ANDI, tenemos acceso a las “próximas practicas” y los flujos de información sobre creación de empresas, financiación del emprendimiento, formación de habilidades para emprender y políticas públicas en la materia.

Esta formidable Red Global de Emprendimiento, que impacta a más de diez millones de personas en 160 países del mundo, es una completa plataforma de programas e iniciativas que busca ayudar a las personas a “dar rienda suelta a sus ideas” consolidando el emprendimiento como una herramienta para el bienestar económico y social. Pertenecer a esta Red, potencia los diversos programas e iniciativas que en emprendimiento estamos realizando en Colombia y hace visible ante el mundo nuestras mejores prácticas.

La Red se despliega en el mundo mediante 5 “arenas” o áreas de trabajo: 1) Celebración, 2) Soporte, 3) Competencias, 4) Conocimiento y 5) Conexiones. Éstas se ponen en operación por medio de 13 grupos de trabajo que realizan más de 28.000 actividades en todo el mundo.

Captura de pantalla 2016-06-02 a las 1.32.39 p.m.

Por ejemplo en la Arena de “Celebración”, gracias al GEN, se realiza en el mundo la Semana Global de Emprendimiento durante la tercer semana de cada noviembre. En Colombia, en noviembre del año pasado participaron 118,775 personas en 480 eventos. Esta actividad fue promovida en las regiones de nuestro país por Endeavor, iNNpulsa, MinCIT, Somos Más, Confecámaras y la ANDI. En ésta actividad se hace visible los éxitos de los emprendedores y se busca inspirar a la próxima generación de ellos.

En la arena del “Conocimiento”, ahora contamos con acceso a las mejores prácticas de acompañamiento y construcción de políticas públicas en emprendimiento. Este conocimiento nos permite, por ejemplo, acompañar la construcción de los nuevos planes de desarrollo territorial en el componente de emprendimiento, donde hemos insistido a todos los nuevos mandatarios locales la importancia de diferenciar los instrumentos de apoyo al emprendimiento.

Uno de los principales beneficios de la entrada de Colombia al GEN se encuentra en la arena del “Soporte”. Por ejemplo ahora podemos participar en La GBAN Global Business Angels, la comunidad de ángeles inversionistas y organizaciones de inversores más importante del mundo, cuya tarea es crear y compartir aprendizajes sobre la inversión que realizan personas naturales.

La gran oportunidad que nos trae el ingreso de Colombia al GEN es el poder conectarnos todos (empresarios, emprendedores, inversionistas, políticos, investigadores y otros líderes) con nuestros pares en otros países del mundo y juntos construir una sociedad emprendedora.

Desde la ANDI en el marco de nuestro pilar estratégico de Emprendimiento e Innovación, queremos que la creación de este nodo en Colombia de la GEN sea en beneficio para toda la comunidad emprendedora del país, no solo para acceder a información y buenas prácticas en el desarrollo de actividades productivas, sino abriendo las puertas para apoyar al Gobierno Nacional y Territorial en la creación de políticas públicas dirigidas a fortalecer un ecosistema de formación empresarial.