Panorama de la gestión social de 500 empresas en Colombia

Destacado

La Gerencia de Arquitectura Social de la ANDI con el objetivo de entender qué están haciendo las empresas en temas sociales y cómo lo están haciendo, llevó a cabo la segunda Encuesta de Arquitectura Social Estratégica. En la encuesta del 2017 participaron 500 empresas de todos los sectores económicos y los encargados de dar respuesta fueron los directivos de los temas sociales.

Del sector Alimentos participaron 15 empresas representativas, de las cuales se obtuvieron los siguientes resultados:

  • Colombia sigue la tendencia mundial e integra los temas sociales al saber hacer de la organización (73% de los encuestados),
  • La estrategia social se desarrolla en su zona de influencia,
  • El 53% de las empresas afirman tener acciones para vincular población vulnerable en la operación de su negocio.
  • El 73% de las empresas planifican sus acciones sociales anualmente
  • La mayoría utiliza información propia, diálogo con la comunidad, e indicadores sociales

La industria de alimentos ha participado activamente en el desarrollo social del país, creando bienestar no sólo económico, sino también social. Algunas de las principales áreas sociales en las cuales se invierte para lograr estos objetivos son: Seguridad alimentaria, Generación de ingresos y capacidades en comunidades; Infraestructura y hábitat; Agua potable y Saneamiento básico; Salud, Arte, deporte y cultura; Ayuda humanitaria; y Educación (Apoyo a infraestructura, calidad en las instituciones y acceso).

Específicamente para el año 2018, en la industria de Alimentos queremos profundizar el trabajo en: i) Fomento de estilos de vida saludable, ii) Revisión de Nutrientes de Interés en Salud Pública, iii) Encadenamiento Productivo con Agro, entre otros.

Si quieren conocer mayores detalles de la encuesta o del trabajo de la Cámara de Alimentos en el desarrollo social, no dude en contactarme.

Anuncios

Oportunidad, Flexibilidad y Anticipación, prioridades para el talento humano

Es necesario que avancemos de forma más contundente en la formación del Talento Humano especializado de acuerdo a los requerimientos de las empresas.

Aunque son prometedores los recientes resultados de Colombia en la prueba PISA (Program for International Student Assessment, por sus siglas en inglés), donde el informe 2016 indica que el país mejoró considerablemente su desempeño en lectura, matemáticas y ciencia, aún seguimos lejos de las posiciones de liderazgo, es por esto que toma relevancia la propuesta que desde la ANDI presentamos al país “Estrategia para una nueva industrialización” donde hicimos 13 recomendaciones para avanzar en ésta materia:

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 7.32.39 p.m.

Para el año 2017 proponemos, desde el sector productivo, que el sistema educativo colombiano, y esto incluye a estudiantes, educadores, empresarios, familias y Gobiernos, persigamos con sincera obsesión la pertinencia educativa, entendida esta como aprender en el momento adecuado para las exigencias que corresponden a nuestra sociedad.

Es necesario que avancemos en este 2017 de forma más contundente en la recomendación que hacemos de formar el Capital Humano Especializado de acuerdo a los requerimientos de las empresas. Esto se traduce en formar con mayor pertinencia, una ecuación con tres variables igualmente importantes: i) anticipación, ii) flexibilidad y iii) oportunidad.

Pertinencia es anticipación porque hoy debemos formar a los trabajadores para las tecnologías del mañana. El proceso educativo toma su tiempo, desde los diseños curriculares, la formación docente y la preparación de ambientes educativos hasta la ejecución de la formación, todo ello requiere una programación que se ejecuta en el mediano plazo. Nos quedamos entonces cortos si, por ejemplo, formamos nuestra gente como hoy la requiere el mercado laboral actual y no con las competencias que les exigirá el mañana. Su conocimiento ingresará muy rápido en la obsolescencia. Toma entonces relevancia para el 2017 fortalecer las mesas sectoriales y avanzar en los marcos de cualificación propuestos por MinEducación.

Pertinencia es también flexibilidad en tanto que aprender es más divertido cuando se brinda al ritmo de cada estudiante, donde partimos del supuesto de que la educación es a lo largo de la vida. Debemos reconocer lo que el estudiante ya sabe antes de comenzar un nuevo ciclo y motivar el aprendizaje en todo momento. Qué bueno, entonces, la llegada de las tecnologías de información y las comunicaciones, las cuales repotencian los ambientes de aprendizaje gracias a la internet, las apps, los negocios a partir de las TIC, las tabletas, el software de simulación, entre otros. Para garantizar la flexibilidad con calidad es necesario que trabajemos este año en un sistema de calidad para la educación terciaria que reconozca las diferencias en desarrollar aprendizaje en ambos componentes (superior y formación profesional), adicionalmente es necesario crear la capacidad de redirigir las estrategias de educación a medida que van cambiando las condiciones de mercado, se crean nuevas tecnologías, se desarrollan nuevas necesidades de competencias, para asegurar la pertinencia.

Y pertinencia es también oportunidad. Debemos, como sociedad, entregar los cupos que tanto los estudiantes como la sociedad requieren. Hoy, como pocas veces en nuestra historia, tenemos más oportunidades de empleo especializado que gente formada y es por esto que requerimos personas talentosas que, con su conocimiento, jalonen la competitividad de las empresas para que compitan y crezcan. De ahí la importancia de avanzar en cobertura, llevar nuevos cupos a la ruralidad

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 7.32.16 p.m.

Es importante reconocer que solo uno de cada dos jóvenes latinoamericanos culmina su educación secundaria antes de los 19 años de edad, mientras que únicamente dos de cada cinco terminan su secundaria antes de los 24 años de edad, según el Banco Mundial. Esto quiere decir que tan solo 50 millones de jóvenes culminan su educación secundaria en América Latina. Muchos de ellos deben optar por su ingreso al mundo del trabajo en condiciones poco competitivas, la mayoría ingresa a la informalidad laboral o enriquece las estadísticas de desempleados.

Ya no son solo los recursos naturales la clave de la riqueza. Ahora la mayor riqueza de un país es su conocimiento, es decir, su talento humano. La educación enfrenta, entonces, grandes desafíos: debe preparar a sus estudiantes a aprender a lo largo de toda la vida, aprender a convivir, a innovar, a emprender, a pertenecer; debe también incentivar la apropiación de los parámetros y los valores para asumir su responsabilidad social con sus comunidades, regiones y grandes propósitos nacionales.

El reto es inmenso y la educación superior no solo debe satisfacer contenidos, competencias y capacidades, también debe formar, pero a la vez, exigir a los estudiantes que se planteen las grandes reflexiones que nos conduzcan hacia el desarrollo productivo, a luz de la innovación, la investigación y la ciencia. De ahí la importancia de construir un sistema integral de educación terciaria, que haga coherente la educación académica con la formación profesional.

Estoy convencido de que una mayor pertinencia educativa permitirá que nuestra gente proponga respuestas creativas a los retos y las oportunidades que la sociedad le impone. En últimas, la educación pertinente debe hacernos seres más felices, con la capacidad de aprovechar las oportunidades de un mundo cambiante y capaces de enfrentar las situaciones de la vida real. Menos recitar la teoría y más aprendizaje.

Camilo Montes
Gerente
Seccional Bogotá – Cundinamarca – Boyacá 
Asociación Nacional de Empresarios de Colombia

Artículo Publicado en la Revista A de la ANDI. Edición 259