Atacar al contrabando que aniquila la industria

Es paradójico que mientras aumentan el consumo y la capacidad de demanda por parte de los colombianos, nuestras empresas estén perdiendo la batalla en el mercado nacional.

Son varios los mitos y las realidades que explican esta situación; quisiera profundizar primero en una realidad: Aquel contrabando que aniquila con precios artificialmente bajos la capacidad de competir de nuestras empresas.

Según estimativos de la Dian el tamaño del contrabando podría ser de 6.000 millones de dólares por año.

Esto es el equivalente al 10 por ciento de las importaciones legales del país.

Seamos claros, el contrabando del que hablo no es el comercio de ‘doña Ana’ que todos los días trae de Venezuela dos cajas de alimentos para su aprovisionamiento y la venta de los excedentes en su barrio, ubicado en un municipio fronterizo.

Tampoco me refiero a los tres bultos de hortalizas que ‘don Pedro’ trae de Ecuador o los regalos de quien ha visitado Estados Unidos o Europa.

El contrabando que debemos combatir sin tregua es aquel que se hace en volúmenes propios del lavado de activos y cuya finalidad es, entre otras, la financiación del terrorismo.

Este contrabando tiene en riesgo de liquidación casi todos los rubros de nuestra industria.

Hoy este terrible flagelo afecta la moda, los aceites, los alimentos, los repuestos, los impresos, los dulces, los cosméticos y un largo etcétera.

El contrabando afecta cualquier industria que tenga interés en abastecer el mercado nacional.

Las autoridades hacen grandes esfuerzos para combatirlo, pero aún nos falta mucho.

El año pasado en el Programa de Transformación Productiva (PTP) fuimos testigos activos de diversos operativos donde participaron la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCit), otras entidades y secretarías de gobierno en todos sus niveles y, por supuesto, los empresarios.

Este aprendizaje lo consignamos en el Proyecto de Ley Anticontrabando, que está en trámite en el Congreso de la República y que espero vea la luz y se convierta en Ley, otorgando por fin dientes afilados a las autoridades contra este delito.

Lo primero que debemos hacer para estar alineados en una política contundente contra el contrabando es cambiar nuestra cultura. Me refiero a los mitos a los que ya hice referencia.

Por ejemplo, se cree que comprar artículos de contrabando ahorra dinero, cuando la realidad es otra. Esos supuestos ahorros son sustracciones al trabajo honrado (de miles de compatriotas) y a las ganancias legítimas de nuestros empresarios.

Otro mito común es que los artículos de contrabando son de mejor calidad que los nacionales.

La realidad en general es diferente: no cumplen con las normas correspondientes, atentan muchas veces contra la vida y la salud de los consumidores por caducidades ocultas, pierden sus cualidades esenciales por condiciones de transporte inadecuadas y, en fin, cuando son defectuosos no hay a quién pedir garantía.

Quizá el mito más perjudicial es creer que con la adquisición de productos de contrabando ayudamos a las personas que están en la informalidad a ganar algo de dinero.

La realidad es diferente en extremo: estamos contribuyendo a legalizar los narcocapitales que financian la guerra interna y el terrorismo.

Por ello no debemos atribuir toda la responsabilidad de combatir el contrabando sólo a las autoridades.

Es hora de proponernos, como consumidores, que nuestros productos sean nacionales o legalmente importados y también tenemos que conceder la mayor prioridad colectiva en la agenda pública a erradicar y condenar las prácticas nefastas del contrabando.

Así como en la década de los 90 fuimos capaces de condenar social y económicamente el delito del narcotráfico, hoy debemos condenar y castigar el contrabando que en últimas representa la sofisticación del lavado de activos. ¡Exijamos respuestas que fortalezcan nuestra industria, pero también actuemos en consecuencia!

Esta entrada fue publicada en el Diario Portafolio en http://www.portafolio.co/opinion/analisis-contrabando-colombia

Camilo Montes Pineda
Gerente del PTP

Anuncios

2 pensamientos en “Atacar al contrabando que aniquila la industria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s